Martin Scorsese

Martin Scorsese nace un 17 de noviembre de 1942 en Queens, Nueva York. Su nombre original es Martin Marcantonio Luciano Scorsese. El joven director creció en el afamado barrio italoamericano de Nueva York La primera inquietud por la que se dejó llevar Scorsese no era precisamente por el mundo del cine, sino por el mundo de la sacristía; ya que intentó hacerse sacerdote, sin llegar a tener mucho éxito en ello.  Esa temprana inquietud del director por el sacerdocio y por dedicar su vida al culto religioso, tenía más que ver con el paradigma social y cultural que regía por aquel entonces en “Little Italy”.  En una ocasión, el propio Scorsese habló de ello en una entrevista que concedió: “En aquella época, uno solo podía ser dos cosas: Gánster o sacerdote”. Por lo tanto, tenía más que ver con un intento del joven director de alejarse lo máximo posible de las malas influencias que habitaban en su barrio. Al intentar sin éxito entrar en la sacristía, Martin Scorsese tomó la decisión de entrar a la Escuela de Cine de la Universidad de Nueva York en el año 1964, donde aprendería el oficio al que se dedicaría hasta el día de hoy. Antes de tomar este rumbo en su vida, Scorsese ya había cultivado un profundo amor por el cine desde bien pequeño.  Muchas veces ha comentado el hecho de que era un niño asmático y bastante enfermizo; por lo cual sus padres le llevaban a las salas de cine neoyorkinas, ya que era de los pocos sitios donde podía evadirse y disfrutar. Scorsese se maravilló por el cine de Hollywood, especialmente por los Westerns de los grandes de la época como John Ford o Howard Hawks. Durante su época en la escuela de cine, Scorsese aprendió a construir su propio lenguaje y estilo cinematográfico, teniendo como referencias claras a varios géneros y directores de cine. Por un lado y como ya hemos mencionado anteriormente, Scorsese sentía absoluta fascinación por el Western. Películas como Centauros del desierto (1956), Ciudadano Kane (1941) o Vértigo (1958), son algunos de las diferentes referencias hollywoodienses que inspiraron al joven director. La primera película de Scorsese fue Who’s That Knocking at My Door (1967); Un retrato íntimo de la vida en las calles de “Little Italy”. Esta película le valió a Scorsese sus primeras críticas alentadoras, y debido a ello le ofrecieron el puesto de ayudante de dirección y editor supervisor de Woodstock (1970) del director Michael Wadleigh; lo que se tradujo en convertir las más de 100 horas de metraje en bruto del concierto de rock de 1969, en una película de 3 horas que  acabaría ganando un premio de la Academia al Mejor Documental. A comienzos de la década de los setenta, Scorsese dirigió un documental con el título de Street Scenes (1970) del que poca gente sabe de su existencia, donde mostraba  las protestas contra la guerra de Vietnam que se estaban produciendo por las calles de Nueva York. Después de ello, el productor Roger Corman le ofreció dirigir El tren de Bertha (1972). Scorsese aprovechó al máximo la oportunidad esforzándose en conseguir una historia emocionante, aunque en última instancia acabara siendo vacía. Seis años después de su inicio en la andadura como director, Scorsese consiguió su primer éxito con la maravillosa Malas Calles (1973). Una película llena de secuencias violentas, diálogos rápidos y música rock estridente. Habiendo demostrado que podía hacer una película bastante convencional, Scorsese sorprendió a los espectadores con Taxi Driver (1976); un viaje infernal por las calles de Nueva York, a través de la peculiar locura de un veterano perturbado de Vietnam. En los posteriores años de la década de los setenta, Scorsese se lanzó a rodar un musical protagonizado por Liza Minnelli y Robert De Niro, titulado New York, New York (1977). la película no tuvo un gran éxito, ni fue bien valorada por la crítica especializada. Es por ello que en los últimos años de esta década, Scorsese quisiera emprender proyectos de otro corte. En los 80, Scorsese haría la brutal pero hermosa Toro salvaje (1980); una adaptación libre por Schrader y Mardik Martin de las memorias del ex campeón de boxeo de peso medio, Jake La Motta. Scorsese alcanzara su mayor nivel artístico como director; ya que la historia y las interpretaciones son brillantes, pero también es una de las películas más rompedoras e imaginativas de todos los tiempos. Un año después de Toro salvaje (1980), Scorsese volvió a ese Nueva York gris, sucio y violento que habíamos visto anteriormente en Taxi Driver. 

En 1982, Scorsese estrena El rey de la comedia (1982); protagonizada otra vez por De Niro en la que interpretaba al aspirante a comediante Rupert Pupkin. La película fracasó en taquilla, pero desde luego que es uno de los títulos más infravalorados de la trayectoria de Scorsese. A principios de los noventa, Scorsese nos trajo una de sus obras más emblemáticas, con la irreverente y magistral Uno de los nuestros (1990). La película fue una adaptación de la obra basada en hechos reales de Nicholas Pileggi, titulada “Wiseguy”; autor que ayudó al mismo Scorsese, a realizar la adaptación de guion de la novela. En 1991, Scorsese se encargó del remake de El Cabo del miedo (1962); película que estaba protagonizada por Gregory Peck y Robert Mitchum. El Cabo del miedo (1991) de Scorsese, acabó siendo protagonizada por el que ya era su actor fetiche por excelencia, Robert De Niro. El cabo del miedo (1991) le permitió armar a Scorsese una producción con un gran presupuesto y que deseaba llevar a cabo desde hacía tiempo, esta película fue La edad de la inocencia (1993); otra adaptación literaria, esta vez de la novela homónima de Edith Wharton. Scorsese consiguió con La edad de la inocencia (1993), hacer un retrato sutil, mordaz y amoroso de la ciudad de Nueva York de finales del siglo XIX.  En 1995, Scorsese quiso traer de vuelta el espíritu de Uno de los nuestros (1990), esta vez ambientado en el mundo del juego y las apuestas en la ciudad por excelencia de ello como es Las Vegas, Casino (1995) donde volvemos a ver a De Niro y a Joe Pesci trabajar juntos de nuevo, al igual que vemos a la maravillosa Sharon Stone. A comienzos  de la década de los 2000, Scorsese ya se había consolidado desde hace tiempo como uno de los grandes realizadores de la historia del cine, algo que le permitió hacer grandes superproducciones, pero que tuvieran su sello artístico del mismo modo. En el 2002, Scorsese vuelve a sorprender con el estreno de Gangs of New York (2002); película protagonizada por Daniel Day-Lewis, Leonardo DiCaprio y Cameron Díaz, evidencia la maestría absoluta de Martin Scorsese. La cinta fue nominada a un total de 10 Oscar (incluyendo el Oscar a Mejor Película), pero no acabó ganando en ninguna categoría. La siguiente película de Scorsese fue, El aviador (2004); una película ambientada en el Estados Unidos de la década de los años 30 y 40. Dos años después vino la obra, que haría por fin justicia a la inmensa carrera cinematográfica de Scorsese: Infiltrados (2006) fue una película basada en una cinta de acción hongkonesa, titulada Juego sucio (2002). Contando otra vez con DiCaprio y con un reparto de lujo, con actores de la talla de Jack Nicholson o Matt Damon. Un thriller frenético que brindó por fin el Oscar a Mejor Director a Martin Scorsese, ganando también el Oscar a Mejor Película y otras dos estatuillas a Mejor Montaje y Mejor Guion Adaptado. A principios de la segunda década de los 2000, Scorsese siguió dándonos grandes obras cinematográficas, empezando con la inclasificable Shutter Island (2010). Después llegó La invención de Hugo (2011), que supuso un cambio radical para Scorsese. Basada en la novela juvenil de Brian Selznick “La invención de Hugo Cabret”, la película fue la primera filmación de Scorsese en 3-D y fue la producción más cara que jamás había realizado, con un presupuesto estimado de 170 millones de dólares. En 2013, vuelve el Scorsese más salvaje e irreverente con El lobo de Wall Street (2013); adaptación cinematográfica de las memorias de Jordan Belfot, un corredor de bolsa conocido por su vida llena de excesos, valiéndose de unas prácticas ilegales que le convirtieron en un multimillonario. Scorsese recibió su octava nominación al Oscar como Mejor Director, y también fue nominada a Mejor Película y Mejor Actor para Leonardo DiCaprio; aunque no consiguió todavía alzarse con la estatuilla a Mejor Actor. A continuación, Scorsese dirigió y coescribió el largometraje Silencio (2016); película basada en la novela homónima de Endō Shūsaku. El drama épico que Scorsese había querido hacer durante casi 30 años, vio al final la luz en una magistral exploración de la fe. La cinta se centra en los misioneros jesuitas del Japón del siglo XVII, que se enfrentaban a la tortura y a la muerte si no renunciaban al catolicismo. A finales de la década, Scorsese estrenaba la grandiosa, El irlandés (2019); adaptación de la novela de Charles Brandt, títulada “I Heard you Paint Houses”. Una película con una producción enorme, que cuenta con uno de los mejores elencos de la filmografía de Scorsese; ya que recuperaba a Joe Pesci, Robert DeNiro y trabajaba por primera vez con el gran Al Pacino. Este largometraje, dado a que el director no encontraba ninguna productora dispuesta a financiar el proyecto, acabó por ser comprada por la plataforma de streaming Netflix. Un largometraje que tiene ciertas resonancias con Uno de los nuestros (1990), aunque siendo mucho más nostálgica y crepuscular que la cinta de 1990. Scorsese está trabajando actualmente en labores de posproducción, de su próxima película que va a llevar el nombre de “Killers of the flower moon”; otra adaptación cinematográfica, esta vez de la novela homónima de David Grann. Es un película a la que se le tiene especial ganas, ya que será la primera vez que Scorsese haga un Western en su carrera que siempre le ha fascinado al director desde que era un niño. 

FILMOGRAFIA:

  • New York City… Melting Point (1966)
  • ¿Quién llama a mi puerta? (1967)
  • Street Scenes (1970)
  • El tren de Bertha (1972) 
  • Malas calles (1973) 
  • Italianamerican (1974) 
  • Alicia ya no vive aquí (1974)
  • Taxi driver (1976)
  • New York, New York (1977)
  • El último vals (1978)
  • American Boy: A Profile of – Steven Prince (1978)
  • Toro salvaje (1980)
  • El rey de la comedia (1982)
  • Jo, qué noche (1985)
  • El color del dinero (1986)
  • La última tentación de Cristo (1988)
  • Uno de los nuestros (1990)
  • El cabo del miedo (1991)
  • La edad de la inocencia (1993)
  • Casino (1995)
  • Kundun (1997)
  • Mi viaje a Italia (1999)
  • Al límite (1999)
  • Gangs of New York (2002)
  • Lady by the Sea: The Statue of Liberty (2004)
  • El aviador (2004)
  • Infiltrados (2006)
  • Shine a Light (2008)
  • Shutter Island (2010)
  • A Letter to Elia (2010)
  • Public Speaking. Fran Lebowitz por Martin Scorsese (2010)
  • George Harrison: Living in the Material World (2011)
  • La invención de Hugo (2011)
  • El lobo de Wall Street (2013)
  • 50 años de rebeldía (2014)
  • Silencio (2016)
  • Rolling Thunder Revue  (2019)
  • El irlandés (2019)

VIDEO BIOGRAFÍA:

 

Recomendados para tí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.