Spencer Tracy

(Spencer Bonaventure Tracy; Milwaukee, 1900 – Beverly Hills, 1967)

Católico de ascendencia irlandesa, realizó sus primeros estudios en varios colegios (su rebeldía le llevó a ser expulsado en numerosas ocasiones) hasta que entró en la Academia Marquette. Al estallar la Primera Guerra Mundial sirvió en la Armada, y finalizada la contienda. Se sintió atraído por el mundo de la interpretación dramática mientras estudiaba en el Ripon College. Esta vocación lo llevó a inscribirse como alumno en los cursos que se impartían en la Escuela de Arte Dramático de Nueva York. Dio sus primeros pasos profesionales en Broadway, debutando en la obra R.U.R., en la que interpretó el extraño papel de un robot. Durante la década de los años veinte recorrió los Estados Unidos y colaborando en diferentes empresas teatrales lo que le proporcionó una excelente experiencia para sus trabajos posteriores y un amplio conocimiento de los distintos recursos que debe tener un actor. Su incorporación al cine tuvo lugar cuando el sonoro ya se había implantado en Hollywood. Su primera oportunidad se la dio John Ford en Río arriba (1930), con la que cosechó un éxito que le permitiría ver su nombre al lado de algunas de las bellezas del cine del momento. En aquellos primeros años de la década de los treinta inició la larga y fructífera carrera que habría de convertirle en uno de los actores más carismáticos de la historia del cine. Su adicción al alcohol influyó notablemente en sus relaciones con la Fox, estudio que le ofreció todo tipo de papeles (además de prestarlo a la Warner para intervenir en varias películas), hasta que tuvo que rescindir el contrato por negarse el actor a seguir el ritmo que le habían impuesto. Tracy logró entonces un buen acuerdo con la Metro Goldwyn Mayer, donde paso más de veinte años; allí colaboró con actores, actrices y directores que le ayudaron a ser una de las estrellas más brillantes del firmamento hollywoodiense del momento.

Es necesario resaltar en Tracy dos características que estuvieron directamente vinculadas con su capacidad para conectar fácilmente con los espectadores. Una fue su aspecto físico, por el que siempre representó más edad de la que realmente tenía (fue un canoso prematuro). Como consecuencia de eso, Tracy tuvo dificultades para encarnar papeles de villano (algo que hizo en sus primeras películas), ya que no era aceptado en ellos por una gran mayoría del público, independientemente de que su trabajo fuese acertado o no. En definitiva, se convirtió en el actor favorito de los principales directores para interpretar personajes venerables o bondadosos. En la cumbre de su carrera, la Metro emparejó a Spencer Tracy con una de las actrices más importantes de la época, Katharine Hepburn, consolidando una intensa relación sentimental que se mantuvo con la mayor discreción en el siempre agitado panorama de Hollywood. Tracy y Hepburn rodaron una serie de películas que dejaron una profunda huella en el cine clásico estadounidense. Tras la fructífera relación artística y personal con Katharine Hepburn, Spencer Tracy consiguió demostrar que su pericia interpretativa no había sido ocasional o de una época concreta de su trayectoria artística. Demostró la grandeza de su arte.  Tracy estuvo dotado tanto para el drama como para la comedia, para la acción como para la reflexión; su naturalidad ante las cámaras ha quedado como un ejemplo de arte dramático en el terreno cinematográfico. Está considerado como uno de los mejores actores que ha dado el cine en toda su historia, y sus películas avalan tal distinción.

FILMOGRAFIA SELECTA:

  • Adivina quién viene esta noche(1967)
  • El mundo está loco, loco, loco(1963)
  • La conquista del Oeste(1962)
  • ¿Vencedores o vencidos?(1961)
  • El diablo a las cuatro(1961)
  • La herencia del viento(1960)
  • El viejo y el mar(1958)
  • El último hurra(1958)
  • Su otra esposa(1957)
  • La montaña siniestra(1956)
  • Conspiración de silencio(1955)
  • Lanza Rota(1954)
  • La actriz(1953)
  • La aventura de Plymouth(1952)
  • La impetuosa(1952)
  • El pueblo contra O’Hara(1951)
  • El padre es abuelo(1951)
  • El padre de la novia(1950)
  • Edward, mi hijo(1949)
  • Malaca(1949)
  • Eduardo, hijo mío(1949)
  • La costilla de Adán(1949)
  • El estado de la Unión(1948)
  • Mar de hierba(1947)
  • Dos edades del amor(1947)
  • Sin amor(1945)
  • Treinta segundos sobre Tokio(1944)
  • La séptima cruz(1944)
  • Dos en el cielo(1943)
  • La llama sagrada(1942)
  • La mujer del año(1942)
  • La vida es así(1942)
  • La ciudad de los muchachos(1941)
  • El extraño caso del doctor Jekyll(1941)
  • Paso al Noroeste(1940)
  • Edison, el hombre (1940)
  • El explorador perdido(1939)
  • Piloto de pruebas(1938)
  • Maniquí(1938)
  • Forja de hombres(1938)
  • Y ellos le dieron un arma (1937)
  • Capitanes intrépidos(1937)
  • La ciudad de acero(1937)
  • San Francisco(1936)
  • Una mujer difamada(1936)
  • Furia(1936)
  • Jaque al rey(1935)
  • La voz que acusa(1935)
  • It’s a Small World(1935)
  • La nave de Satán(1935)
  • El fanfarrón(1934)
  • Noches en Nueva York(1934)
  • María Galante(1934)
  • Una avería en la línea(1934)
  • Hollywood conquistado(1934)
  • La locura de Shanghai(1933)
  • El poder y la gloria(1933)
  • Fueros humanos(1933)
  • La ley del talión(1933)
  • Sangre joven(1932)
  • Chica bien(1932)
  • Diablos celestiales(1932)
  • Quería un millonario(1932)
  • La mujer pintada(1932)
  • Mi chica y yo(1932)
  • Amor de seis cilindros(1931)
  • Quick Millions (1931)
  • Goldie(1931)
  • Río arriba(1930)
  • Taxi Talks(1930)
  • The Strong Arm(1930)
  • The Hard Guy(1930)



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*